Skip all navigation Skip to page navigation

Se Pone en Riesgo la Salud Pública Cuando se le Niegan los Servicios de Salud a las Personas Indocumentadas 
La Confidencialidad de los Registros Médicos está Protegida por la Ley

 

Fecha: 29 de agosto de 2008
Contacto: Gloria Sánchez

***Gloria Sánchez-Vocera de Asuntos Latinos con el Departamento de Salud y Servicios Humanos, está disponible para entrevistas telefónicas pre-grabadas o en vivo/en directo en español acerca de esta información. ***

 

La salud de la población se pone en riesgo cuando los servicios de salud pública básicos no están disponibles ampliamente a todos para proteger a la comunidad entera.

Los recientes acontecimientos en el Condado de Alamance, donde personal médico del Departamento de Salud fue suspendido bajo licencia administrativa y algunos registros médicos específicos fueron revisados por el Departamento de Salud (bajo una orden judicial requerida) durante una investigación legal, potencialmente socavaron la capacidad del Departamento de Salud local para proteger a la comunidad de graves problemas de salud.

Las leyes federales y estatales protegen estrictamente la confidencialidad de los expedientes médicos. En la situación del Condado de Alamance, los registros médicos de siete individuos fueron entregados - únicamente después del pronunciamiento de una orden judicial - a oficiales federales y estatales encargados de hacer cumplir una investigación de un posible fraude de Medicaid.

"Los servicios básicos de salud pública nos protegen a todos de enfermedades contagiosas o de enfermedades prevenibles con la vacunación, de embarazos no deseados y de la mortalidad infantil, estos son sólo algunos padecimientos a nombrar. En los últimos 100 años, las intervenciones de salud pública han eliminado algunas de las más temidas enfermedades, como la poliomielitis y la viruela. La salud de la comunidad sólo puede ser protegida si todas las personas, independientemente de su condición jurídica o de inmigración, recibe las intervenciones de salud necesarias," dijo la Doctora Leah Devlin, Directora de Salud del Estado.

"Supongamos que el sujeto que desencadenó esta investigación en el sistema de salud pública local tuviera tuberculosis -una infección que pone en peligro la vida, y que sin los servicios de salud pública apropiados, puede ser fácilmente transmitida de persona a persona. En este escenario, muchas personas podrían haber sido expuestas sin saberlo, porque la persona infectada, que vive aquí ilegalmente, no hubiera podido obtener los servicios de salud pública apropiados," explicó la Dra. Devlin. "¿Y qué hay con respecto a los riesgos que están expuestos todos los niños de nuestra comunidad cuando las madres indocumentadas tienen miedo de ser deportadas si intentan que sus hijos sean vacunados contra enfermedades contagiosas? La falta de vacunación pone a toda la comunidad en un riesgo mayor de enfermedad. Y, por supuesto, todos pagamos por los nacimientos poco saludables, cuando las madres indocumentadas que viven aquí no pueden obtener la atención prenatal necesaria porque tienen miedo”.

El acceso y la confianza en el sistema de salud pública que protege a todos, es un asunto separado e independiente de las cuestiones legales relacionadas con las personas indocumentadas. El gobierno federal entiende esto - es ilegal aceptar fondos federales y negar servicios de salud pública básicos a cualquier persona, incluyendo las personas indocumentadas. Es absolutamente fundamental que los gobiernos locales y estatales continúen asegurando - como siempre lo han hecho - que no se levanten barreras al acceso a servicios de salud públicos esenciales y que se protejan la salud de toda la gente en nuestras comunidades.

Para obtener más información sobre el Derecho a la Confidencialidad Medica visite el sitio del
Departamento de Servicios Salud y Humanos de EE.UU. (DHHS), Oficina de Derechos Civiles del DHHS (OCR)



 

Fecha de la última actualización: April 16, 2009